08
Mayo
2019

Deja que jugar te enseñe

Deja que jugar te enseñe
La historia del juego y del juguete está vinculada a la historia de la humanidad y sabemos que ambos favorecen el aprendizaje, la motivación y el interés por el conocimiento. Así nos lo demuestran diversos estudios como este del Observatorio del Juego Infantil que nos descubre cómo desde el siglo XVII el juego comienza a introducirse en las aulas como recurso pedagógico y relata la evolución de estos planteamientos hasta nuestros días, o los estudios de la revista americana Pediatrics que destacan la importancia de introducir el juego y el juguete en el currículo escolar para fomentar el aprendizaje, despertar la curiosidad de los alumnos y conseguir mayor motivación
El desarrollo de los niños implica necesariamente el movimiento y a través del juego liberan tensiones emocionales. En los últimos años en España es creciente el número de escuelas que han apostado por incluir el juego como herramienta pedagógica de primer orden para favorecer el aprendizaje, incluso más allá de los primeros años de infantil.
Deja a los más pequeños explorar y crear a través juegos guiados y juguetes que invitan a hacer volar la imaginación, deja que jugar les enseñe, las ventajas son numerosas.
¿Qué beneficios tiene entonces el juego en las aulas? Estos son algunos de los principales:
  • A través del juego se comunican con el mundo
  • Abren una ventana a su vida interior ya que expresan emociones, miedos y frustraciones
  • Estimulan sus sentidos
  • Trabajan la psicomotricidad y la coordinación, así como las limitaciones de su cuerpo. ¿Quién no ha pensado que podía volar de niño?
  • Se relacionan con otros niños y con personas adultas, trabajando las relaciones sociales
  • Desarrollan la empatía y la autoestima
  • Aprenden a relacionarse con el medio ambiente, conocen peligros y empatizan con otros seres vivos y con la naturaleza.
De hecho, los niños que juegan en las aulas muestran mayor predisposición para la enseñanza porque es través del juego como se hace al alumno protagonista de su propio proceso y no viceversa. Asimismo, jugar ayuda y motiva a los niños con necesidades especiales y en las aulas con gran cantidad de alumnos de diferentes procedencias fomenta la integración. Las familias también se implican más en el aprendizaje porque hay actividades en las que intervienen y pueden seguir desarrollando el aprendizaje fuera de las aulas.
¿Y por qué juguetes? Al ser inanimados, permiten que la vida se la dé siempre el niño o la niña que juega, permitiendo el desarrollo de la creatividad y la fantasía en los más pequeños.
Los juguetes existen desde la antigüedad y son producto de las circunstancias culturales y sociales de los pueblos. Con rocas, madera o arcilla se construyeron los primeros carros, silbatos, arcos, sonajeros o muñecas. Las variaciones existentes de un mismo tipo de juguete se deben a las distintas particularidades locales y no deja de sorprender su similitud en sociedades diferentes, también es increíble cómo han evolucionado hasta nuestros días.
Sabemos que el niño «tiene derecho al esparcimiento al juego y a participar en las actividades artísticas y culturales», tal y como declaró la ONU en su Convención de los Derechos del Niño de 1959. Aprender jugando y con juguetes permite, desde edades muy tempranas, descubrir, explorar, describir, manipular, observar e interpretar el mundo.
Si dejamos que los niños se expresen y aprendan a través del juego y del juguete hoy, tendremos adultos con mayor autoestima, más empáticos y mucho más felices mañana.

Sección: Blog

En este sitio web utilizamos cookies propias y ajenas para generar estadísticas y que puedas interactuar con tus redes sociales. Si continúas navegando por nuestro sitio entenderemos que aceptas su uso. Ver política de cookies

BCMath lib not installed. RSA encryption unavailable